Allende mi abuelo Allende

Sinopsis

Transcurridos 35 años del golpe de Estado en Chile que derrocó a su abuelo Salvador Allende, Marcia cree que ha llegado el momento de recuperar las imágenes y memorias de la vida cotidiana pérdidas con el golpe y sumergidas bajo la trascendencia política de su abuelo, el exilio y el dolor de su familia. Una mirada aguda y cercana, que intenta romper el silencio familiar sostenido por décadas en tres generaciones de una familia herida.

 

Comunicado

Premiado en el importante festival francés, el documental dirigido por Marcia Tambutti, nieta del ex presidente, se estrenará en todo Chile el 3 de septiembre

“Quise abandonar todas las nociones preconcebidas de mi abuelo”, declara Tambutti sobre la manera de abordar al ex mandatario

Este documental cuenta con subtítulos en español para personas con discapacidad auditiva sólo en salas MiraDoc, no en salas comerciales.
En Cine Radical, Allende mi abuelo Allende se exhibe con subtítulos en inglés.
 Distribuye MiraDoc.

En medio de las expectativas tras su estreno mundial en el Festival de Cannes, el documental Allende mi abuelo Allende se proyectará en 19 ciudades, a partir del 3 de septiembre como parte del programa MiraDoc, dedicado a la difusión del género a lo largo del país. Contará con subtítulos en español para personas con discapacidad auditiva y habrá una sala con subtítulos en inglés. 

Dirigido por la nieta del ex presidente, Marcia Tambutti, y producido por Paola Castillo (Genoveva), ofrece una mirada íntima e inédita de la figura de Salvador Allende a través de fotografías, archivos y testimonios familiares. Es una aproximación al hombre cotidiano y a las huellas que dejó, en especial en su familia, sin ataduras por su imagen histórica. 

En mayo, la cinta fue distinguida con el premio L’Oeild’or (El Ojo de Oro) al mejor documental exhibido en diversas instancias de la 68ª versión del Festival de Cannes.

Producida por Errante, una de las casas chilenas más especializadas en realización de cine documental, contó con apoyo de las empresas mexicanas Fragua Cine y Martfilms. La obra recibió financiamiento de Ibermedia, Corfo y el Fondo de Fomento  Audiovisual, y fue apoyada por la Fundación Salvador Allende. Durante su desarrollo fue seleccionada en importantes fondos y mercados internacionales como DocSantiago, DocMontevideo (Uruguay), Forum de IDFA (Holanda), DocsBaires (Argentina), DocsDF y DocuLab – FICG30 (México), con buena acogida.

“Es una película transgeneracional”, destaca su productora Paola Castillo. “Permite identificarsecon la historia de muchas maneras… con el personaje o su familia, pero también con las propias experiencias y recuerdos de quien la ve”.

“Crecí con la misma imagen icónica de Allende que el resto de los exiliados”

El proyecto nació cuando, a 35 años del golpe de Estado en Chile, Marcia Tambutti sintió que había llegado el momento de recuperar las imágenes y memorias de la vida cotidiana, perdidas con el golpe y sumergidas bajo la trascendencia política de su abuelo, el exilio y el dolor de su familia. 

“Durante los 17 largos años de dictadura, mi familia y yo fuimos exiliados. Mi abuela Tencha, mi madre y mi tía Beatriz se dedicaron a difundir por todo el mundo la terrible situación en Chile, el atropello de los derechos humanos y el legado de mi abuelo pero, paradójicamente, en la intimidad no hablaban de él. Así que crecí con la misma imagen icónica que el resto de los exiliados”, confiesa la realizadora. “Cuando empecé esta película, decidí recobrar recuerdos e imágenes de mi abuelo, en especial los álbumes fotográficos que nos fueron robados o destruidos con el golpe militar. Pero más allá de las fotografías personales de Chicho -como le decimos de cariño a mi abuelo- los recuerdos familiares no eran fáciles de recuperar. El dolor puede crear un silencio poderoso, y profundos tabúes en una familia. Así, sin darnos cuenta, las nuevas generaciones desarrollamos una autocensura que permitió la pérdida de nuestra historia familiar y de una parte de nuestra identidad”.

La directora agrega que, durante el proceso, “quise abandonar todas las nociones preconcebidas de mi abuelo”. 

“Esperaba que al hacer la película, mi familia y yo podríamos darnos la libertad de recordar, anhelar y extrañar a Chicho”, añade.  “Durante el proceso, me di cuenta que también teníamos que recordar y hacer el duelo por mi tía Beatriz, o Tati, la hija más cercana a Chicho, que se suicidó cuatro años después del golpe de Estado”.

Pese a lo personal del retrato, su investigación alcanzó dimensiones universales.

“Entendí que mi viaje,íntimo y familiar, reflejabaen parte la experiencia de Chile en las últimas cuatro décadas”, destaca la directora. “Pertenezco a una generación que vivió traumas o experiencias muy duras, con una infancia en el exilio, pérdidas de familiares e identidades, o bajo la opresión de la dictadura. En esos momentos difíciles, no había mucho espacio para preguntar sobre nuestro pasado reciente”.

Tambutti reconoce que el proceso de realización no fue fácil. “Hacer una película sobre la intimidad familiar y ser parte de la dinámica que se registra, es complejo para cualquiera. Pero estábamos conscientes de ello y conformamos un equipo con mucho talento y experiencia, que aportó significativamente en cada etapa de la película. Analizar en conjunto el material, debatir,resultó fundamental, porque uno está demasiado inmerso en la historia y se requieren ojos expertos y más libres para verla mejor. Ligado a eso destaco la generosidad y compromiso de todos con este proyecto, y la cohesión delequipo por un período tan largo… ahí la mirada y complicidad de la productora Paola Castillo fue esencial”.

“Necesitaba conocer anécdotas y buscar imágenes”

Durante la investigación, la directora revisó materiales y obras que sirvieron para construir su película.“Leí biografías de mi abuelo y vi películas documentales con procesos similares, como las ganas de conocer a un pariente del cual la familia casi no habla Registré conversaciones con amigos, colaboradores y familiares de Chicho, porque como mi núcleo cercano no hablaba mucho de él, necesitaba anécdotas e imágenes que me sirvieron para volver con ellos y gatillar su memoria o curiosidad. Quería tener distintos puntos de vista para construirme una imagen más completa de mi abuelo. Una de las transformaciones más fuertes que tuvo la historia fue centrar la narración en el círculo familiar más cercano, y entender que eso permitiría al espectador sentirse partede esa intimidad”, concluye la directora.

Director y productor

  • Marcia Tambutti, directora

  • Paola Castillo, productora

Marcia Tambutti ha vivido por largos periodos entre Chile y México. Estudió biología en la UNAM y se ha desarrollado en temas de biodiversidad y comunicación de la ciencia. Desde 2007 reside en Chile, colabora con la Fundación Salvador Allende (co-productora y curadora de la aplicación para iPad Allende, voces a 40 años del golpe) y con el Instituto de Ecología y Biodiversidad.  Recientemente terminó su primer largometraje documental Allende mi abuelo Allende (2015).

Paola Castillo (1969) es directora y productora de premiados documentales a nivel local e internacional. Como directora destacan sus películas Genoveva74 M2 –Codirigido con Tiziana Panizza, La última huella y Niños del paraíso – Codirigido con Valeria Vargas. Entre sus más recientes producciones destacan: Allende mi abuelo Allende, El gran circo pobre de Timoteo y El salvavidas. Directora Ejecutiva de Chiledoc, organización encargada de fomentar la distribución de los documentales chilenos. Docente en la Carrera de Cine y TV de la Universidad de Chile, y en Dirección Audiovisual de la Universidad Católica.

Entrevista al director

Entrevista a Marcia Tambutti, directora

  • Allende mi abuelo Allende: primeras impresiones

  • Marcia y la abuela Tencha - Allende mi abuelo Allende

  • Conversaciones pendientes entre Isabel y Marcia - Allende mi abuelo Allende

Ficha Técnica

DIRECCIÓN: Marcia Tambutti Allende
PRODUCCIÓN: Paola Castillo
DURACIÓN: 97 minutos
GUIÓN: Paola Castillo| Bruni Burres | Valeria Vargas | Marcia Tambutti A.
FOTOGRAFÍA: David Bravo – Eduardo Cruz Coke
MONTAJE: Titi Viera Gallo – Coti Donoso
SONIDO: Cristián Larrea – Juan Pablo Manríquez – Roberto Espinoza
CASA PRODUCTORA: Errante Producciones